loader image

Áreas de intervención

¿Cómo puedo ayudarte?

Ansiedad y estrés

El estrés y la ansiedad son emociones adaptativas. Cumplen la función de activarnos y prepararnos para la acción y funcionan como una señal de alarma para advertirnos algo no va bien y que debemos prestarle la atención necesaria. Sin embargo, por determinadas razones, la ansiedad puede escapar a nuestro control y generalizarse y, por tanto, cronificarse y dejarnos en un estado de alerta e inquietud permanente muy desagradable que puede traducirse en problemas para pensar, concentrarse, insomnio, irritabilidad, agresividad u otros problemas físicos, como, dolores estomacales, cansancio, mareos, sudores, temblores, etc.

Afortunadamente, existen multitud de herramientas psicológicas disponibles con un alto nivel de evidencia y fiabilidad para afrontar la ansiedad y el estrés.

Depresión

Todos nos hemos sentido tristes o abatidos en muchos momentos de nuestra vida por diversos motivos. Al igual que la ansiedad, la tristeza es una emoción adaptativa y necesaria que nos está indicando algo: “para y reflexiona”. Nos ralentiza, nos hace ir despacio y nos permite centrarnos y encontrarnos con nosotros mismos. Nos ayuda a pensar las cosas más despacio y buscar el apoyo de los demás, para finalmente sanar, crecer y salir fortalecidos de la situación. No obstante, cuando este proceso no se resuelve de manera satisfactoria en un tiempo razonable, la tristeza puede cronificarse, siendo perjudicial y pudiendo derivar en una depresión. La depresión nos conduce a que no hagamos lo que solíamos hacer antes, disfrutar de las cosas de la misma forma o intensidad, perder el contacto con los amigos, hacernos sentir que no valemos o generar que no tengamos ganas para nada. Si este es tú caso, no te preocupes porque la terapia psicológica es la intervención más efectiva para este problema.

Autoestima baja

La autoestima es la propia visión que tenemos de nosotros mismos y de nuestra valía personal. Por lo tanto, la autoestima es una autovaloración subjetiva de nosotros mismos que en algunas personas puede ser constantemente negativa. Cuando esto ocurre, puede que estemos descontentos permanentemente con nuestro ser interno: nos sintamos inferiores, necesitemos complacer a los demás o tener su reconocimiento, pensamos que no somos merecedores de que nos ocurran cosas buenas, o incluso, podemos creer que nos merecemos que nos hagan daño. Todo ello, puede hacer que dejemos de hacer cosas que hacíamos, afrontar retos o tener la necesidad constante de apoyarnos en los demás para iniciar algo. Si alguno de estos sentimientos te invade, la terapia psicológica está totalmente indicada para ello, obteniendo resultados muy positivos.

Duelo

El duelo es un proceso muy complejo y una reacción normal que cada uno vive de manera particular. Se produce cuando perdemos algo que nos importa, como el fallecimiento de un ser querido, la ruptura de una relación, padecer una discapacidad que antes no teníamos, fracasar en nuestro trabajo, quiebra económica, etc. Todos hemos o atravesaremos muchas veces los procesos del duelo y saldremos fortalecidos de ello. Sin embargo, por las razones que sean, hay ocasiones en las que la persona se queda atrapada en una de las fases del proceso y no puede culminar su duelo, pudiendo derivar en una depresión u otros problemas como sentimiento de culpa constante, ira, pensar que ya no tiene sentido vivir, etc. En ese caso, la terapia psicológica está altamente recomendada y tiene un alto nivel de evidencia científica para ayudar a la persona que sufre un duelo a elaborarlo y volver a vivir plenamente.

 

Insomnio

Dormir es una de las necesidades más importantes del ser humano. Es una función que nos permite regenerar conexiones neuronales dañadas, guardar recuerdos y aprendizajes,
“recargar la atención y la concentración”, entre otras cosas. La privación del sueño produce irritabilidad, depresión, alucinaciones, aumento o pérdida de peso, confusión, abotonamiento mental, entre otras cosas. Desde hace mucho tiempo, la terapia psicológica es un tratamiento
constatado y fundamental para hacer frente y tratar los problemas del sueño, siendo más beneficiosa que los psicofármacos, ya que, el efecto conseguido por estos cesa cuando no se toma el medicamento. En cambio, la terapia a comparación de estos, que crean dependencia y dejar de hacer su efecto al cabo del tiempo, la terapia psicológica genera un cambio duradero a largo plazo en la persona.

Fobias y miedos

Sentir miedo ante determinadas cosas o situaciones es adaptativo para protegernos y preservar nuestra integridad física o mental. No obstante, cuando el miedo es desproporcional en comparación al peligro real, por ejemplo, tener miedo a la hora de montar en un ascensor, coger un avión, ir al médico, a la suciedad, la oscuridad, hablar en público, temer a determinados insectos o animales o cualquier otra cosa o situación se convierte en una condición limitante para realizar nuestras actividades día a día, hablamos de fobias.

Si algunas de estas cosas te están ocurriendo, no te preocupes, puesto que la psicoterapia es la intervención más eficaz para superar estos obstáculos.

Traumas

En otras ocasiones, haber vivido o presenciado un acontecimiento altamente amenazante puede que nos repercuta en nuestra vida negativamente, generando una serie de efectos psicológicos.

Las personas que han sufrido un trauma temen que se vuelva a repetir, por lo que empiezan a evitar sitios o cosas que les recuerden el suceso, incluso, es común evitar los propios pensamientos, recuerdos o sentimientos sobre ello, pudiendo aparecer reviviscencias (flashbacks) del suceso muy desagradables y generando un estado de alerta permanente muy elevado.

Si te ocurre algo de esto, la terapia psicológica está altamente recomendada para ello.

Preparación pre y post natal para padres

El nacimiento de un hijo implica muchos cambios en la vida de la o las personas que van a ser padres. Para que exista un cambio, como lo es la llegada de un niño, debe deshacerse la
configuración previamente establecida en la pareja o en nuestra vida y rehacerse para incorporar al nuevo miembro familiar. La sociedad nos dice que lo maravillo que es ser padres, pero no nos habla del lado negativo, pues ser padres también conllevar muchos vaivenes emocionales y, a veces, este cambio no es sencillo de integrar en nuestras vidas. Tanto si estás o estáis esperando un hijo, como si ya lo has tenido y te encuentras perdido o perdida, la terapia psicológica es una herramienta eficaz para ayudarte en el emocionante pero difícil proceso de ser papá o mamá y dotarte de las herramientas, habilidades y recursos necesarios para ello 😊

Orientación vocacional, laboral y académica

Si estás pensando en emprender un nuevo proyecto en tu vida, puede que te sientas desorientado y desbordado. Es posible que, aun habiendo iniciado tu proyecto, te sientas perdido, desmotivado, agotado, etc. Si no tienes claro hacia dónde dirigir tus metas, tus estudios o tu trabajo, la orientación psicológica puede ayudarte a encontrar tu camino.

Problemas de pareja y/o familiares

La vida en pareja o en familia no es un proceso estable sino dinámico y que atraviesa diversos cambios cíclicamente. A través de pequeños conflictos y crisis, como puede ser la solución de discrepancias, la reconciliación con las familias de origen, los cambios de domicilio o de trabajo, el crecimiento de los niños y la entrada en la adolescencia o su independización, la familia y la pareja evoluciona, adaptándose a ello. En ocasiones debido al estrés que ocasiona estos cambios, puede que un miembro o miembros pierdan el respeto hacia los demás integrantes, puede que, nos sentimos enfadados todo el día uno con el otro sin saber por qué, que los sentimientos cambien y que nos vayamos alejando cada vez más de la persona o personas con las que compartíamos todo generando de esta manera discusiones permanentes, enfados, conflictos para negociar acuerdos, tomar decisiones conjuntas o resolver problemas o Infidelidades.

Si ocurre algo de esto en tu relación de pareja o de familia, la terapia psicológica es sin duda la intervención más eficaz para poner remido a ello, dotando a la parejas o familias que desean poner solución a sus problemas de herramientas para hacer frente a la crisis y el sufriendo en el que se encuentran.

Niños y adolescentes

Los niños y en especial los adolescentes, pasan por ciclos de desarrollo complejos y determinadas circunstancias vitales pueden afectarles más de lo que haría en un adulto. No obstante, su proceso de adaptación y apertura al cambio es muy grande, por lo que la terapia psicológica es una intervención muy eficaz y positiva en estas edades. En la terapia con niños y adolescentes, es necesario un trabajo a nivel familiar, ya que los padres y personas allegadas al menor, constituyen una dinámica esencial y son el eje que vertebra y permite el desarrollo del niño o adolescente. A través del trabajo en terapia, se dotará a los padres de los recursos necesarios para entender mejor a sus hijos y de distintas técnicas de modificación de conducta o regulación emocional que han demostrado incontables veces su eficacia y efectividad en las principales problemáticas típicas de esta edad.

¿Empezamos?

Medios de contacto

Teléfono | Whatsapp

(+34) 605 561 170

email

info@jonatandehorcas.es

Dirección

C/ Coso, 98-100 5°  1B (Zaragoza)